martes, 10 de junio de 2008

Los contratos para el logro


Los terapeutas de AT trabajan contractualmente, esto es el hacer acuerdos sobre el resultado especifico que el cliente desea. Los contratos típicos son "superar la depresión" o "deshacerme de mis dolores de cabeza" o "parar el abuso del alcohol" o "ganarme una vida decente", o "sacarme buenas calificaciones". Mientras muchos pueden continuar en psicoterapia, el contrato terapéutico a largo plazo es "ir siempre al frente" como meta guía de un analista transaccional. Además, el analista transaccional hará contratos a corto plazo para tareas en el hogar, o de sobriedad o de "no-suicidio", que ayuden a los clientes a lograr las metas contractuales generales.

Como las personas nacen OK resulta razonable que con ayuda competente ellos pueden regresar a su posición original OK. La capacidad de ser OK esta esperando dentro de cada persona lista para ser liberada de las prohibiciones del guión. Los analistas transaccionales saben que haciendo contratos terapéuticos claros, orientados a metas, analizando efectivamente las transacciones de las personas y otorgando poderosamente permisos de cambio así como protegiéndolos de sus temores, es posible para todos tener la oportunidad de ser felices, amoroso y productivos.

Las metas del Análisis Transaccional:

La meta del Análisis Transaccional es la autonomía que se define por:

- La consciencia o capacidad de distinguir la realidad de la fantasía interna proyectada sobre lo que me pasa o lo que sucede.

- La espontaneidad o capacidad de expresar mis propios pensamientos, sentimientos y necesidades y de actuar en consecuencia, viviendo para sí.

- La intimidad o capacidad de abrirme al otro, estar próximo, cercano y ser auténtico con el otro con reciprocidad.

Algunos analistas transaccionales como Carlo Moiso añaden a estas tres capacidades una más:
- La ética o capacidad de elegir actuar en cada contexto respetando los propios valores asumidos.

El Análisis Transaccional es un modelo decisional de la personalidad que permite:

Comprender como entramos en relación con los otros, lo que buscamos en nuestras relaciones y cuales son nuestras raíces ocultas que nos hacen reaccionar de manera repetitiva.

Sentir y tomar conciencia de qué es lo que pasa en nosotros y por tanto de que necesitamos, deseamos y de cuales son nuestras metas.

Actuar y tomar la iniciativa para poner en marcha los cambios personales, relacionales u organizacionales. Utilizar los Permisos, Protecciones y la Potencia necesarios para alcanzar nuestro desarrollo y evolución.